in

No pidas nada, solo agradece por lo que tienes

A diario estamos pidiendo y usamos diferentes estrategias. Con el único objetivo de que las peticiones sean escuchadas y de alguna manera materializadas en nuestras vidas. Sin hablar de si está bien o mal, queremos destacar que con esa dinámica centramos nuestra atención en lo que nos falta, en lo que nos gustaría disfrutar que no tenemos. Le daremos más importancia a nuestros pensamientos a aquello que por un motivo u otro presenta escasez o completa ausencia en nuestras vidas.

Dicen que uno de los secretos de la gente que no necesita nada de la vida, que se siente feliz con lo que es y con lo que tiene, es pensar que todo lo tienen. Cuando quieren algo lo obtendrán con facilidad y siempre agradecer por cada cosa que se les da. Así como también por todo lo que les gusta de su vida y tener la capacidad de alcanzar sus objetivos. Esto los hace entrar en sintonía con la energía de la abundancia.

Cuando se habla de personas prósperas, no solo nos referimos a quienes tienen muchos bienes o cuentas bancarias abultadas, estables o solventes. La prosperidad no solo se asocia a bienes económicos, sino a cualquier recurso, al amor, a la salud, al tiempo, etc. A todo aquello que pueda ser sensible en la relación a presencia o ausencia en nuestras vidas.

La prosperidad no solo se habla de economía o tener mucho dinero, al contrario es algo que muchos gozan.

Por qué siempre debemos estar agradecidos

La prosperidad es una condición natural del ser, en principio todos tenemos acceso a lo que deseamos. Pero nos vamos llenando de pensamientos limitantes que nos hacen dudar de nuestras capacidades, de lo poderoso que podemos ser al momento de ir tras lo que queremos y la habilidad de alcanzar lo que deseamos.

Obtendrán lo que deseas por demostrar tu gratitud, con esto harás todo. Además, le estás diciendo al universo cuál es tu energía. En realidad, el agradecer es la manera más sencilla de pedir. Podemos agradecer cosas que aún no han llegado, imaginándolas como si ya las tuviésemos a nuestro alcance y de esa manera nuestro cuerpo reacciona con las mismas emociones que se viven con cada experiencia, pero no es más solo que una visualización que muchos tienen.

Alimentémonos de pensamientos positivos, creamos que nos merecemos lo mejor. Sintámonos capaces de materializar todo lo positivo que queremos forme parte de nuestras vidas, sin importar que tan grande parezca. Si pensamos que efectivamente lo podremos lograr, seguramente lo alcanzaremos.