in

Evita prejuzgar a otras a otras personas por sus experiencias amorosas del pasado

Absolutamente todos tenemos experiencias amorosas. Desde que empezamos a relacionarnos con personas de manera sentimental, se van formando lazos que, aunque se termine, se quedan ahí. No importa si son experiencias buenas o malas, pero dejarán algún tipo de aprendizaje. Por lo tanto, nunca juzgues a nadie por las decisiones que ha tomado, por las personas con las que se ha relacionado por la forma en cómo ha actuado.

Todos somos seres humanos y podemos cometer errores. En realidad, todos hemos juzgado a muchos solo por lo que vemos, pero no es suficiente para tener una opinión sobre alguien. Para crear una crítica sobre alguien, se necesita tratarlo. Lo mismo pasa cuando se pretende relacionarse con alguien, pues hemos cargado con experiencias buenas o malas.

Por las malas experiencias que has tenido en el pasado es que siempre estás a la defensiva.

Es por eso que muchas veces te pones a la defensiva porque en el pasado te ha ido mal. No todos son como las experiencias malas que has tenido. Si fuiste herida en el pasado, decides por seguir la vida con un enorme escudo, para evitar ser dañada con las nuevas experiencias amorosas. Todo es consecuencia de tus miedos, que evitarán disfrutar por completo de tu pareja con la que estás en ese momento.

Cuando tus experiencias amorosas no salen bien, lo peor que puedes hacer es culpar a los demás. Si eres de las personas que cada vez que alguien llega a tu vida y solo haces una evaluación de acuerdo a tus vivencias pasadas, estás muy mal. Si antes te han fallado, no significa que el nuevo prospecto haga lo mismo. Si siempre juzgarás a todos por las experiencias amorosas que has tenido, tú estarás ocasionando que todo termine mal.