in

El amor y el humor son tranquilizantes sin efectos secundarios

Son muchas las actitudes, manera y virtudes que se deben añadir a nuestra vida para disfrutarla al máximo. También exigimos algunas cosas, que además sentimos debemos disfrutar de cualquier manera, entre esas maravillas, está el amor. Ese sentimiento que no puede faltar en cualquier presentación el amor no puede dejar de estar presente en nuestras vidas.

Esta acción que todos hacemos a toda plenitud, de manera espontánea y, sobre todo, que se da de manera natural y libre, es parte de nuestro ser. Es el elixir para la inevitable rutina que nos agobia, no hay mejor ingrediente para una vida plena que un buen sentido del humor. El amor y el humor son ingredientes maravillosos para la vida, sin que no nos demos cuenta.

Experiencias que nos llevamos durante el día, los años y la vida. Cada instante de felicidad, de amor y vida plena, suele acompañarnos a lo largo de nuestro camino, de allí que siempre recordemos a esas personas que amamos, nos amaron e hicieron reír.

Se piensa en muchas cosas importantes en la vida, situaciones que quedaron grabadas en nuestra alma y que por dolor o sufrimiento siempre reaparecen. Con el pasar de tiempo nos convertimos en personas responsables y conservadoras y de aquello que antes nos reíamos ha perdido fuerza. Incluso, ahora criticamos a quienes se tomar con humor todo lo que pasa. Pero debemos saber que no se trata ir de un extremo al otro, sino que tenemos que apreciar el amor y humor que hay en nuestra vida.

Hacer reír a alguien más es un don que muchas personas poseen.

Para el amor y el humor se necesita de algo esencial

Hacer reír a los demás un don que no todos lo tienen y más cuando las personas lo disfrutan. Sin embargo, para el humor y el amor se necesita algo muy importante, ser honesto. Además, de tener esa gracia para enamorar y saber dar y recibir.

De todos los ingredientes que le añades diariamente a tu vida, no descuides ninguno de estos dos, amor y humor. Esencias incondicionales para la dicha, para el relax, para la frescura y la renovación cada día, cada palabra de amor, cada gesto, cada mirada y cada entrega. Representa un espacio único de tu vida, inolvidable y tuyo, lo mismo pasa con la sonrisa.

Con la risa espontánea y libre que te recuerda que siempre hay momentos buenos, vivos, plenos y que no todo en la vida conlleva a dolor y sufrimiento. Si estos aparecen de vez en cuando de manera inevitable, pues la risa y el amor son las mejores armas para combatirlos e impedir que se queden en nuestra vida para siempre.