in

3 señales de que tu gato podría estar preparando su despedida definitiva.

1. Los gatos pueden mostrar señales físicas antes de morir.

Estos pueden incluir la debilidad general, la somnolencia, el letargo y una apatía general hacia su entorno. El gato puede perder su apetito y, en consecuencia, su peso corporal. También es posible que el gato muestre una respiración más profunda y dificultosa, lo que se debe a la fatiga y al esfuerzo para respirar. Otra señal que un gato enfermo puede mostrar antes de morir es una postura encorvada, lo que indica una disminución de la energía.

2. El comportamiento de un gato también puede cambiar antes de morir.

Estos cambios pueden incluir un aumento en la cantidad de tiempo que el gato pasa durmiendo, una menor actividad y una menor interacción con los dueños. Un gato enfermo también puede buscar lugares solitarios para pasar sus últimos días, como debajo de la cama o debajo de una mesa. Un gato que muere también puede emitir sonidos extraños o inusuales, como gemidos o gimoteos.

3. Otra señal común de que un gato está cerca de la muerte es una pérdida de control de los esfínteres.

Esto significa que el gato puede orinar y defecar en lugares inusuales, como en el sofá o en la cama. El gato también puede tener una mayor sed y beber más agua de lo habitual. Estas señales pueden indicar que el gato está muriendo. Por lo tanto, si observa alguno de estos síntomas en su gato, es importante que lo lleve al veterinario de inmediato para recibir el tratamiento adecuado.